Comparte con tus amigos










Enviar
More share buttons

Samsung comenzó a enviar a los compradores del Galaxy Note 7, en Estados Unidos, un paquete de devolución del aparato, que incluye una caja ignífuga para evitar problemas con las baterías explosivas, que son precisamente la razón que ha obligado a detener su producción.

Según informaron medios estadounidenses, servicios de paquetería como UPS y Fedex, y el Servicio Postal están examinando la idoneidad de transportar los teléfonos celulares, cuyas baterías se pueden recalentar y explotar, lo que eleva el riesgo de fuego intencionado.

Samsung incluye en su kit de devolución guantes, varias capas de protección —entre ellas un recubrimiento de cerámica para evitar la propagación de fuego— y una advertencia para que el paquete no se transporte por vía aérea ante los riesgos.

El Departamento de Transporte prohíbe el traslado de baterías de litio defectuosas por la vía aérea. Las empresas de mensajería aseguraron que vigilarán de manera especial las devoluciones del Galaxy Note 7.

Fedex declaró que aceptará las devoluciones, pero sólo desde establecimientos de distribuidores y con empaquetados que cumplan estrictas regulaciones y hayan sido aislados termalmente.

Samsung anunció en septiembre pasado la revisión de 2.5 millones de teléfonos Galaxy Note último modelo por baterías defectuosas y aplicó una actualización de software. Sin embargo, los modelos reparados comenzaron de nuevo a presentar sobrecalentamiento de las baterías, por lo que la compañía decidió detener definitivamente la producción del teléfono, que llevaba dos meses en el mercado.

1
Shares
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar